Saltar al contenido principal

Quito es la cuarta ciudad más segura de América

Quito.- Daniel Guanuche desapareció hace 12 años en el sur de Quito. En enero del 2015, la Policía Nacional encontró sus restos, cerca de la casa donde vivía. Las investigaciones indican que se trataría de un asesinato.

Se presume que su muerte se produjo en agosto del 2003. En ese año la tasa de homicidios se hallaba en cerca de 20 muertes por cada cien mil habitantes, cifra de entre las más altas de la región, en esa época.

Pero los tiempos cambiaron y en la actualidad, la Policía Nacional a través de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestro (Dinased) no solo está cerca de resolver el caso Guanuche, sino además logró bajar los homicidios a cifras históricas.

Tasa de Homicidios
En el 2014, Quito cerró su tasa de homicidios con 5,71 muertes por cada cien mil habitantes. En 2013 se produjeron 192 homicidios, en 2014 fueron 140; es decir, una reducción de -27 % y continúa a la baja, según el Comando de la zona 9 DMQ. La tasa de Ecuador es de 8,13 homicidios por cada 100 mil habitantes, también cifra histórica.

Según un informe de la Oficina de la Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Quito se encuentra en el cuarto lugar de ciudades menos peligrosas de América, después de Santiago (Chile), La Habana (Cuba) y Lima (Perú).

Para el general de distrito, Ramiro Mantilla, comandante de la Zona 9 DMQ, la disminución de los delitos del Cuadro de Mando Integral (CMI) se debe al trabajo estratégico de previsión, prevención y respuesta de los agentes. “Durante el 2014 hubo una disminución de -5 % de los siete delitos que conforman el Cuadro, sobre todo en homicidios, robo a personas y a domicilios”, señaló.

Con respecto a los homicidios, Mantilla señaló que la reducción de homicidios se debe a factores como la previsión, es decir, determinar posibles eventos futuros de tal manera que se puedan establecer estrategias y cursos de acción. “La presencia policial y la labor preventiva son fundamentales en la ciudad, entre estos últimos están Vigilante Seguro, Barrio Seguro, Colegio Seguro, entre otros”, dijo.

El general Mantilla también indicó que desde la creación de la Dinased hay una mayor productividad de cerca de 300 % en la solución de casos. “De las 140 muertes ocurridas en Quito, en 2014, 72 fueron resueltos, 61 se encuentran en investigación y siete tienen boletas de captura para los posibles responsables de los homicidios”. Hasta marzo del 2015, 17 de 24 homicidios fueron resueltos, seis están en investigación y uno está con boleta.

Mantilla también informó que en Quito, durante el 2014, la Policía Nacional atendió 277.980 auxilios, según los datos del Ecu 911. El promedio de auxilios atendidos al mes fue de 23.165, de ellos 762 auxilios se produjeron en un día. El tiempo de respuesta se encuentra entre los 3h30 y 4h00 minutos, lo que le coloca a la Policía Nacional entre las cinco Policías de América que más rápido atienden las emergencias, según la ONG Barómetro de las Américas LAPOP.

Eslabones en Quito
Desde septiembre del 2014, el Ministerio del Interior, a través de la Policía Nacional inició la estrategia operativa antidelincuencial denominada Eslabón. El objetivo de estas operaciones policiales, según el ministro del Interior, José Serrano, es la desarticulación de organizaciones delictivas y la lucha contra la impunidad.

En entrevistas a los medios de comunicación, Serrano explicó que lo que se busca es llegar al Eslabón 100, y aspira que hasta el 2017 no haya ni una sola banda delictiva en el país. Hasta el momento, se han realizado 20 Eslabones a nivel nacional.

Los Eslabones son operativos que cumplen algunas especificaciones, entre ellas, el tiempo de investigación. Varias operaciones tuvieron entre tres y seis meses de labores básicas de inteligencia, además de una planificación detallada.

Otra de las descripciones de los Eslabones, es que para realizar el operativo se articulan los trabajos de la mayoría de Servicios de la Policía Nacional, además de un trabajo en conjunto con los operadores de justicia para adquirir boletas de allanamiento y boletas de detención de sospechosos con un número de entre cinco y 30 sospechosos.

Una característica importante de los Eslabones es que las operaciones están dirigidas a bandas delictivas que no solo se dedican a un solo delito, además de que estas tienen incidencia en varias zonas. Por ello, se han realizado operativos simultáneos en dos y tres provincias del país.

Con los 20 Eslabones que se han realizado a nivel nacional, se han desarticulado 49 organizaciones delictivas y se han detenido a 282 personas. En Quito, se realizaron 10 Eslabones, de los cuales se detuvieron a 107 personas, y se realizaron 130 allanamientos. Los agentes que participaron en estos operativos fueron 2.262 de los diferentes Servicios policiales.

El último Eslabón realizado en Quito fue el XIX. La Policía Judicial (PJ) del DMQ estuvo a cargo de la investigación, planificación y la operación del Eslabón. En este caso se desarticularon dos organizaciones que se dedicaban al robo de domicilios, locales comerciales, vehículos, motos, tenencia ilegal de armas y asociación ilícita.

En un análisis que realizó el coronel Ramiro Ortega, jefe de la PJ de Quito, las bandas detenidas en la capital no tienen una organización jerárquica o piramidal, sino que el integrante que tiene más experiencia, es quien se pone al frente del grupo delictivo. Cuando el líder es detenido, el segundo en experiencia asume el liderazgo.

“De lo que hemos podido analizar es que la mayoría de las bandas detenidas se dedican al robo de domicilios, pero también a otros delitos, es decir, los integrantes de la banda saben cómo robar una casa, a una persona, un auto, una moto, un local comercial”, contó.

Ortega también señaló que con estos operativos y con la implementación de los botones de seguridad, y de los programas Barrio Seguro se ha reducido el robo a domicilios. En el 2014 hubo una disminución del -9,4 %, de igual forma se redujo en un -7,6 % el robo a personas.

En la rendición de cuentas del trabajo policial en Quito, realizada en febrero, el general Mantilla destacó todos los esfuerzos de los uniformados por la seguridad de la capital, pero afirmó que solo es el principio de una dura batalla contra la delincuencia.

Pero los resultados son alentadores, según el Barómetro Latinoamericano 2014, la Policía de Ecuador tiene un 59 % de confianza por parte de la ciudadanía y supera en confianza a fuerzas policiales de Estados Unidos, Uruguay, Costa Rica, Brasil, entre otras. / Redacción Quito.

Fotografías:


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *